Mostrando entradas con la etiqueta Nuestra Historia Reciente en Imágenes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Nuestra Historia Reciente en Imágenes. Mostrar todas las entradas

domingo, 28 de agosto de 2011

A casi una semana de la desaparición de Candela Rodríguez, de once años, su madre insistió en que quien sepa algo sobre la niña “se acerque y declare”, “que no le va a pasar nada”, ya que hay garantías dadas por la Fiscalía al respecto


Hay recompensa por datos e inmunidad al que los aporte.

SIGUE SIN APARECER LA NIÑA DE ONCE AÑOS
Seis días sin Candela


Hay recompensa por datos e inmunidad al que los aporte.


A casi una semana de la desaparición de Candela Rodríguez, de once años, su madre insistió en que quien sepa algo sobre la niña “se acerque y declare”, “que no le va a pasar nada”, ya que hay garantías dadas por la Fiscalía al respecto. Ayer se redoblaron los esfuerzos en la búsqueda de la chica desaparecida el lunes en Hurlingham, para lo que la policía bonaerense afectó a mil agentes. Sobre el modo de trabajo de los investigadores, el fiscal Marcelo Tavolaro sostuvo que, aunque no tienen definido un delito, “el tratamiento” que le dan al caso “es de un secuestro extorsivo”. Y añadió que el avance del tiempo sin novedades torna “preocupante” la situación.

Previo a participar de una nueva marcha para reclamar la aparición con vida de Candela, su madre, Carola Labrador, pidió que “todo el que sepa algo que se acerque y que, por favor, declare. Por favor, no le va a pasar absolutamente nada, el fiscal ya dio garantías”. A disposición de esos aportes está la Fiscalía General del Departamento Judicial de Morón, ubicada en Colón 237, que funciona las 24 horas. Según un comunicado del fiscal, cualquier persona que se acerque allí goza de total reserva e incluso contará con la gestión de la Fiscalía en la obtención de la recompensa de 100.000 pesos, dispuesta por el gobierno bonaerense para quien brinde datos fehacientes sobre el paradero de la niña.

“Alguien tiene que haber visto a Candela”, sostuvo una vez más Labrador. A pesar de que recibió numerosos llamados, más de mil entre ella y la policía, nadie pudo ayudar a dar con la chica, que desapareció el lunes a pocos metros de su casa, en Caroceros 2552 (Villa Tesei), cuando se dirigía a encontrarse con el grupo de scout de la iglesia San Pablo Apóstol.

En torno del estado de la investigación, el fiscal de Morón Marcelo Tavolaro apuntó que los operativos se realizan como si existiera una situación delictiva. “Todavía no tenemos acreditado ningún delito, sólo presunción de que habría una niña privada de su libertad, pero, junto a la policía como auxiliar de la Justicia, le damos el tratamiento de un secuestro extorsivo”, especificó el funcionario judicial. Y añadió que ese enfoque se debe “al tiempo que lleva desaparecida y por la edad de la niña”. La técnica de investigación que se maneja “es suponer que sucede lo peor, de lo máximo bajamos a lo mínimo”.

“El transcurrir de las horas es lo que nos lleva a una situación preocupante”, reconoció el fiscal. En ese sentido, dijo sobre los datos que ofreció el padre de la nena, quien está en prisión condenado por piratería del asfalto: “Ha aportado una lista de personas” que pudieron haber actuado en el presunto secuestro de su hija, aunque “hasta ahora no arrojaron ninguna luz”. No obstante, dijo que “por supuesto que hay un indicio de esperanza” de encontrarla.

La intensa búsqueda que desplegó ayer la Policía Bonaerense afectó a 1000 efectivos, 300 más de los que participaron de los operativos realizados durante la semana. La búsqueda se centró en Villa Tesei y alrededores.

Durante la marcha que realizaron por Hurlingham familiares y amigos de Candela en la tarde de ayer, su tía Betina compartió preocupada: “No tenemos la menor idea desde dónde puede venir esto. Estamos con el alma enferma por esto, la tienen que soltar”.



lunes, 15 de agosto de 2011

Festival Solidario - Nacion Qom: Sábado 3 de septiembre 21hs - Asamblea 7 Esquinas (Mataderos)





Hora 
Sábado, 03 de septiembre a las 21:00 - 04 de septiembre a las 7:00


Lugar 
Asamblea 7 Esquinas - Mataderos
Escalada 785, esquina Alberdi.
Buenos Aires, Argentina


Festival Solidario - Nacion Qom


Sábado 3 de septiembre 21hs - Asamblea 7 Esquinas (Mataderos)

Donaciones: Ropa - Colchones - Frazadas - Alimentos - Carpas - Zapatillas




Tocan:


Mantra Pumba
Nak Chanpa
La Lopez Pereira
Jamaicaderos



Acompañemos y ayudemos a los hermanos Qom de Formosa en su lucha por Justicia y por sus tierras.
Poder Originario

Bondis:1-4-5-7-49-55-63-86​-88-92-96-104-107-113-117-​126-136-153-155-180


martes, 4 de enero de 2011

La revista, La Garganta Poderosa, es enteramente producida por chicos de varias villas porteñas. En su primer número entrevistaron a Riquelme, en la nota de tapa, y a Serrat






RIQUELME Y SERRAT EN UNA REVISTA DE LOS PIBES

La villa pone la tapa

 


http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-159771-2011-01-04.html


 


La revista, La Garganta Poderosa, es enteramente producida por chicos de varias villas porteñas. En su primer número entrevistaron a Riquelme, en la nota de tapa, y a Serrat.


Por Carlos Rodríguez
“Lo entrevistamos a Román porque su idea siempre es jugar en equipo. Acá en las villas, para hacer algo, tenemos que jugar en equipo.” Cristian “el Chino” Romero (14) le explicó a Página/12 por qué eligieron a Juan Román Riquelme para que fuera el entrevistado “de tapa” de la revista La Garganta Poderosa, realizada por un grupo de chicos de distintas villas porteñas. El lanzamiento del primer número se hizo este domingo en el barrio Zavaleta de Barracas, bajo la invocación de Rodolfo Walsh, el Che Guevara, Carlos Mugica, Julio Cortázar y el atleta desaparecido Miguel Sánchez, entre otras figuras que en el staff de la publicación figuran como “colaboradores”, porque los pibes “los tenemos como referentes cuando escribimos y cuando pensamos”, explicó el Chino. En el número 1 de La Garganta... hay una entrevista a Joan Manuel Serrat y a un montón de vecinos de los barrios que hablan de sus sueños y sus preocupaciones.

“Les deseo, queridos, lo mejor. Que sean ustedes capaces de escuchar. Y ser escuchados. Que digan y escriban palabras querientes. Y sean queridos. Y que no se tomen en serio nada que no los haga reír.” Con estas palabras, el escritor uruguayo Eduardo Galeano saludó la salida de la revista. También llegaron adhesiones de Dolores y Paula Santoro, esposa e hija de Roberto Santoro, el poeta y periodista desaparecido durante la dictadura militar, que también es recordado por los chicos.

“El temor se basa en la incomunicación”, dice una de las frases escritas en las paredes cercanas a la sala de redacción de La Garganta..., en la calle Ernesto Che Guevara, tira 6, casa 85 Bis, del barrio Zavaleta. La revista es realizada por una cooperativa de vecinos de los barrios Zavaleta, Rodrigo Bueno, 21-24 de Barracas, 31 Bis de Retiro y Fátima de Soldati, coordinados por la ONG La Poderosa, con filiales en el interior del país y en otras ciudades de América latina. Los fondos se obtuvieron mediante donaciones, festivales y torneos de fútbol.

El primer número tiene una tirada de tres mil ejemplares, pero aspiran a llegar a diez mil. En las páginas de La Garganta... no hay publicidad paga. Sólo se pueden publicar avisos de algunos negocios de vecinos. Por ahora, la venta será mano en mano “a un precio solidario”. Se podrá conseguir en dos kioscos de la Capital Federal: en Lavalle 790 y en el que está en la esquina de Salguero y Las Heras. Los redactores de la revista son Claudio Miguel Savanz, Ayelén Toledo, Kathy Benítez, Oscar Cristaldo, Chino Romero, Dada, Paola Vallejos y William Cartagena Farfán. Las fotografías son de Jorge López, Hernán Segovia y Alejandro Sebastián Castillo y las ilustraciones de Fabio Corro, de 17 años, quien vivió solo, en la calle, desde los 10. Ahora está en un hogar donde lo tratan “muy bien”.

En la entrevista, Riquelme habla, sobre todo, de su barrio, sus amigos y su familia, aunque también opina sobre los pedidos para bajar la edad de imputabilidad a los menores. “A veces los chicos cometen delitos por no estar en su mejor momento y yo creo que a un chiquito de trece, catorce años, no se lo puede meter en la cárcel. Más bien tendríamos que colaborar para que mejore y se ponga bien.” También se mostró preocupado por el consumo de droga entre los jóvenes, pero cuestionó que sólo se hable de los que viven en las villas. Consideró que “siempre se ataca al más débil” cuando “la droga está en el deporte, en los actores, en todos lados”.

En la entrevista a Serrat, el catalán sorprende al afirmar que “si alguien subestima la cumbia, está ciego”. El cantante, consultado sobre ese género musical, sostuvo: “Que se denigre la cumbia da la pauta de que muchos desprecian lo que ignoran”. Paola Vallejos (27), que participó del reportaje, se mostró contenta por eso, pero aclaró que su sueño es “entrevistar a León Gieco”. En el número 1 hay notas interesantes a personajes de los barrios, como Sara, una mujer que resume la historia de la 31 Bis, o Noemí y Olga, la mamá de una de las redactoras, que cuentan cómo les robaron a sus hijos, a una en dictadura y a otra en democracia.

“Lo que queremos es que nos lean y se enteren de la verdad de lo que pasa en nuestros barrios”, afirmó Ayelén Toledo. La fiesta del domingo contó con el aporte de Los Guitarreros de Zavaleta, un grupo formado por chicos que se dieron el gusto de tocar en presencia de Serrat, durante la entrevista que se hizo en el Gran Rex.

Serrat: “Al denigrar la cumbia muchos desprecian lo que ignoran”.

jueves, 28 de octubre de 2010

Un pañuelo blanco sobre el féretro



La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y la líder de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, se cruzaron en un abrazo con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner frente al cajón cerrado de Kirchner. Luego, depositaron un pañuelo blanco sobre el cajón.



Un pañuelo blanco, símbolo de la lucha de las Madres de Plaza de Mayo en busca de los hijos desaparecidos durante la última dictadura, fue depositado poco después de las 11.30 sobre el feretro del ex presidente Néstor Kirchner durante el velatorio que se realiza en Casa Rosada.


http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/subnotas/20-50032-2010-10-28.html



 

sábado, 18 de septiembre de 2010

AUSENCIAS, DE GUSTAVO GERMANO, SE INAUGURA HOY EN EL C. C. HAROLDO CONTI


AUSENCIAS, DE GUSTAVO GERMANO, SE INAUGURA HOY EN EL C. C. HAROLDO CONTI

Una muestra para mantener la memoria

La mitad de las treinta imágenes que componen la exhibición fue sacada de álbumes familiares de desaparecidos; las restantes reconstruyen las situaciones sin los que ya no están. Y el efecto de ese contraste es el del título de la muestra.




El mismo mar, la misma arena. Dos fotografías, una al lado de la otra. En la primera, en blanco y negro, los rostros sonrientes de dos enamorados en su luna de miel. En la otra, a color, un paisaje desértico, silencioso. Nada. No, “nada” no es la palabra precisa, en todo caso la palabra es el efecto de contraste entre esas dos imágenes: Ausencias. Así se llama la muestra que Gustavo Germano trae por segunda vez a Buenos Aires y que inaugura hoy a las 16 en el Centro Cultural Haroldo Conti (ex ESMA, Av. del Libertador 8151). Con un recurso impactante, aunque simple, el fotógrafo entrerriano residente en España propone una apelación a la memoria, con la evidencia de las ausencias que dejó la última dictadura militar argentina.

Como proyecto, Ausencias nació en Entre Ríos hace cuatro años. Con el auspicio de Página/12 y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, el apoyo de la Delegación del Gobierno de Catalunya en la Argentina y la producción de la Fundación Casa América Catalunya, Germano la mostró por primera vez en Barcelona en 2007. Desde ese momento, la exposición no paró de viajar. En marzo de 2008 llegó al Centro Cultural Recoleta e hizo una gira por el interior del país. Luego de pasar por Italia y París, acaba de inaugurarse en el Instituto Cervantes de Frankfurt (hay dos copias de la serie de treinta fotografías), y formará parte de las actividades de la Feria Internacional del Libro.

El punto de partida de Ausencias fue un triste pensamiento, “el tiempo que no se pudo ver envejecer” a los desaparecidos, cuenta Germano. Los catorce casos registrados están representados por dos fotografías. En la primera, extraída de álbumes familiares, la víctima del terrorismo de Estado aparece junto a sus allegados en una situación cotidiana y amena. En la segunda, los familiares y/o amigos aparecen retratados en el mismo lugar, e incluso repitiendo poses. Germano, cuyo hermano Eduardo se encuentra desaparecido, detalla que la idea surgió a fines de los ’90, aunque pudo concretarla en 2005, cuando se fundó en Entre Ríos el Registro Unico de la Verdad de la provincia. También colaboraron la Asociación de Familiares y Amigos de Detenidos Desaparecidos de Entre Ríos (Afader) e HIJOS Regional Paraná.

Germano recortó su trabajo a Entre Ríos. Y seleccionó casos capaces de retratar distintos vínculos. Se ve a madres, hermanos, amigos y parejas. La variedad también se buscó en otros órdenes. “Hay personas de distinta extracción política y social, fotos en interiores y exteriores”, detalla. El halo que atraviesa a todas las imágenes es la cotidianidad. “Desde el primer momento, las imágenes de desaparecidos se utilizaron como comprobación de su existencia. Aparecieron en pancartas o recordatorios, en general recortadas”, explica Germano. De ahí la importancia de incluir el entorno: “Se entiende que la víctima no es sólo la persona desaparecida. Están los que lo amaban, que vivieron todo este tiempo con la ausencia”, cierra.

El contraste entre esos pares de imágenes genera al menos silencio.

Es que hay una paradoja: la “interacción ineludible y a la vez imposible” entre las fotos, analiza Germano. El recurso carece de artilugios, salvo la escenificación del momento para evidenciar la ausencia. “Todos los familiares tienen una voluntad de hacer lo que sea necesario para mantener presentes las ausencias”, cuenta el fotógrafo, y recuerda que al llegar al lugar se esforzaban por reproducir lo más exactamente el momento del pasado. Dentro de aquella paradoja, el carácter que le cabe a la segunda foto es el de la “denuncia de que ese espacio debería estar ocupado”, en lo que Germano distingue “una actitud militante”.

–¿Por qué decidió traer nuevamente la muestra?

–Se generaron muchas cosas alrededor de la muestra cuando estuvo la primera vez, como una cadena de mails con las fotos que sigue circulando. Tenía que volver. Decidí hacerlo a raíz de la invitación del Archivo Nacional de la Memoria y del C. C. Haroldo Conti, un lugar tan emblemático y representativo de los frutos que puede dar la persistencia de la lucha de los organismos en suma con la decisión política.

–Horacio Verbitsky dijo que su trabajo era el más conmovedor que vio sobre el tema. ¿Por qué cree que las imágenes generan ese efecto?

–Mi intención fue transmitir algo, pero no me puse en la cabeza qué era lo que se iba a ver. Supongo que es porque son fotos que no necesitan explicaciones, por eso evité ponerles texto. Generan mucha empatía porque podrían ser del álbum familiar de cualquiera.

–Si hubiese que sacar una foto de la sociedad antes de la dictadura y una de la actualidad, ¿cómo se evidenciarían las ausencias?

–Justamente, la idea de Ausencias era poner en una docena de rostros la dimensión real de la tragedia. Bastaba hacer un click y no usar el número. En el Recoleta, Estela de Carlotto me dijo que vio a su hija. La ausencia de los desaparecidos, que es la de una generación, se nota porque ellos tenían un compromiso social y político. De cualquier manera, de todo se construye. Las ausencias provocaron luchas, las de los organismos de derechos humanos. Espero que la Argentina haya tomado un camino irreversible en la lucha por la justicia y la verdad, que ahora ha hecho carne en la sociedad. En este sentido, es importante señalar el caso de Papel Prensa, porque revela que detrás de la represión había intereses económicos. Y en cuanto a los juicios, el país se ve afuera com un ejemplo. No es lo mismo la década de ’90 que las políticas de derechos humanos de los últimos años.

Entrevista: María Daniela Yaccar.


http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/17-19304-2010-09-18.html

lunes, 16 de agosto de 2010

Muestra de dibujos y fotos de los juicios a genocidas


Hora miércoles · 18:00 - 21:00

--------------------------------------------------------------------------------

Lugar Facultad de Ciencias Sociales-UBA. Marcelo T. de Alvear 2230, Aula 201, Ciudad de Bs. As.

--------------------------------------------------------------------------------

Creado por: Hijos Capital

--------------------------------------------------------------------------------

invitamos a la presentación de la muestra

Construcción visual de la memoria
Dibujos y fotos de los juicios a genocidas
...

Miércoles 18 de agosto a las 18:00 horas
Facultad de Ciencias Sociales- UBA
Marcelo T. de Alvear 2230, Aula 201- Ciudad de Buenos Aires


Con la participación de:

Lic. Diego de Charras- Secretaría de Proyección Institucional, Facultad de Ciencias Sociales- UBA

Prof. Mercedes Depino- Secretaría de Gestión Institucional, Facultad de Ciencias Sociales- UBA
H.I.J.O.S.

Mesa por el Juicio y Castigo
Pablo Llonto- periodista y abogado querellante por delitos de lesa humanidad
Gastón Moreira Gonçálves- hijo de Gastón Gonçálves, militante asesinado durante la última dictadura cívico-militar


La muestra continuará hasta el 27 de agosto en la Sala del Consejo (1er. piso)

H.I.J.O.S.
Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio
Regional Capital
www.hijos-capital.org.ar




domingo, 25 de julio de 2010

EL BERLIN DEL HORROR, EL BERLIN DE LA MEMORIA, EL BERLIN DE LOS CHICOS


EL BERLIN DEL HORROR, EL BERLIN DE LA MEMORIA, EL BERLIN DE LOS CHICOS

Palabras cruzadas

Después de la muestra argentina en el Museo Judío de Berlín, el enviado especial de Página/12 cuenta cómo se cruzan la vida cotidiana de una ciudad que quiere ser París, los trozos de Muro de la Guerra Fría y los memoriales que buscan explicar el nazismo como el de Vansee, donde una cumbre discutió la “solución final” para los judíos.



Por Martín Granovsky

Desde Berlín

El martes se estrena Porgy & Bess, la ópera de George Gershwin. Algunas banderas (pocas) recuerdan que Alemania participó de un Mundial de Fútbol. Ni siquiera la tragedia de Duisburgo, con los muertos por avalancha en el festival de música electrónica, altera un verano de estudiantes felices en el barrio de Kreuzberg, donde vive la mayoría de los inmigrantes turcos, en los boliches de la calle Oranienburger o en los parques junto al río.

- Mercedes. Alemania está con un ojo en Europa y otro en China. La semana cerró con una buena noticia financiera: de 91 bancos escrutados por la Unión Europea, sólo 7 están fuera de regla. Alemán, ninguno. The Financial Times, de Londres, publica una entrevista al gerente de Mercedes Benz en China. Klaus Maier cuenta que en sólo tres años, desde que la empresa comenzó a vender autos a los chinos, éstos pasaron a ser del mercado número 14 de Mercedes al mercado número tres. Dice que el cliente típico de los autos pequeños es un habitante de Beijing de unos 30 años, con mujer y un hijo chico. El de los Mercedes clase S tiene alrededor de 40 y usualmente lleva chofer. Por eso la firma planifica detalles de lujo frente al asiento de atrás. Noticia clave de Maier: a fines de este año la mitad de los Mercedes que se vendan en China serán fabricados allí mismo. ¿Más o menos trabajo en Alemania? La ecuación es tan difícil de llenar como inevitable la tendencia. Hermès, la marca de artículos de lujo, acaba de anunciar que en septiembre lanzará en China otra marca más, Shang Xia, que significa “arriba y abajo”, para extender su mercado. Los chinos ya forman el segundo mercado más grande del mundo en consumo de artículos de lujo.

- Crisis. Impresión sin pretensiones de valor científico: en las calles de Berlín no se advierte ninguna crisis. Mientras tanto, la jefa del gobierno democristiano-liberal, Angela Merkel, pierde gobernadores afines por renuncia, pero también se desprende de posibles competidores en la franja conservadora. Política muy pragmática, aún no llegó al ingenio cínico del fundador de su partido, el democristiano Konrad Adenauer, con su famosa frase: “¿Qué me importa hoy el disparate que yo mismo dije ayer?”.

- Descanso. Sábado a la tarde temprano en el barrio de Preuzlauer Berg. Los bares aprovechan la temperatura de verano (por encima de los 20, aunque esté nublado) para poner mesas en las veredas anchas que dan a la plaza. Un sector parece selvático, con el interesante desorden de los parques no parquizados que rodean el casco urbano de la capital alemana. Hay senderos, por supuesto. Los juegos para chicos están cerrados por cercos. No son de plástico ni de hierro sino de madera tosca, como de cuento. La plaza de Kollwitz es un lugar de relax. Tilos, como en la avenida Unter der Linden (Bajo los tilos), pajaritos, parejas jóvenes con o sin hijos, parece obligación ser rubio y estar tostado. Donde comienza la feria que vende desde repasadores a hongos del bosque hay una trompeta. Toca “Tristeza nao tem fim”, de Vinicius de Moraes. Río de Janeiro en Berlín. A veces se mezcla con la flaquita de la esquina, flauta barroca y un buen Bach.

- Colores. Los edificios que rodean Kollwitz son antiguos. Más de 100 años. Muchos de los frentes ya están restaurados. Cerca, en las avenidas, están los monoblocks: el barrio de Prenzlauer Berg está en la ex Berlín oriental. Los camaradas arquitectos de la República Democrática Alemana parecían deslumbrados con la simetría gris de los edificios de siete u ocho pisos. En los últimos años los berlineses comenzaron a pintarlos de colores. No es la Boca, aunque algún azul y amarillo hay, pero suena más alegre.

- Goebbels. La construcción donde trabajaba el ministro de Propaganda de Adolf Hitler, Joseph Goebbels, es sólida y espantosa como un bunker. No viene de la época imperial. La edificó el régimen hitleriano. Hoy funciona allí el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. La contigüidad física con el nazismo es irremediable en una ciudad que fue el centro de la máquina asesina. Cualquiera que vive aquí, piense lo que piense y tenga la edad que tenga, pisa el mismo suelo de Hitler y Goebbels. La curiosidad obliga a preguntarse cómo se siente el ministro en esas oficinas. Pero, más allá del alma ministerial, ¿deben usarse los edificios que el nazismo no heredó sino que inauguró? Debate abierto.

- Goering. Hermann Goering era el delfín nombrado como tal por Hitler. Se suicidó en Nuremberg con una pastilla que le pasó su esposa al darle el último beso, ya sentenciado y a punto de ir a la horca. El edificio-bunker de Goering, también construido durante el régimen nazi, hoy es el Ministerio de Hacienda. Otro dato para el debate.

- Gas. La Conferencia de Wannsee sobre la “solución final” del 20 de enero de 1942 no fue la primera ni la última realizada en la residencia por parte de las SS. Construida en 1915, su dueño, Friedrich Minoux, hizo negocios con el gas durante el nazismo hasta que fue preso, acusado de irregularidades con el Estado y su mansión, expropiada por Reinhard Heydrich para ser utilizada en reuniones sobre seguridad. Hoy funciona allí un Memorial. Desde la recepción se ve el hermoso lago Wansee, muy parecido a los lagos pequeños de la Patagonia argentina. Entre pinos, también hay fresnos y arces. Los árboles son añosos. Es lo contrario de lo que ocurre en varias zonas céntricas de Berlín, donde las necesidades de calefacción por parte de los nazis llevaron a que se talaran bosques enteros para quemar la madera. En Wannsee no sucedió lo mismo, de modo que el aroma espeso de la vegetación que llega hoy hasta la residencia es igual al que puede olerse en cualquier húmedo de la Argentina o leerse en las madreselvas que inundan cada página de El sonido y la furia de William Faulkner. O sea: esos árboles, más crecidos, son los mismos de hoy. La única diferencia es de olores y épocas del año: la Conferencia de Wannsee fue en enero, pleno invierno, y no en julio, pleno verano berlinés.

- Ambiente. Según los documentos, la Conferencia de Wannsee se realizó en el comedor de la mansión que había pertenecido a Minoux. Donde estaba la mesa se ubica hoy, bajo vidrio, el original del protocolo. El ambiente es luminoso por los ventanales que dan a distintos parajes del bosque. Dos columnas de mármol dejan ver un recinto más reducido y más allá otros arces. El piso es de roble claro. En las paredes y las volutas de las columnas hay diseños griegos. En pocos lugares del mundo está escrita en tantos documentos concentrados en el mismo sitio la expresión “solución final”. Eso dicen los documentos. Las explicaciones colgadas de las paredes para visitantes sueltos, escolares y tours repiten una palabra única: pogrom. Se refieren a la etapa anterior al nazismo. Es explicable. De origen ruso, la palabra pogrom significa matanza o ataque y se usó siempre para agresiones alentadas o toleradas por los Estados, no para el exterminio sistemático, como en el caso nazi.

- La banalidad del mal. Junto a la Puerta de Brandeburgo queda un trozo del Muro que separó las dos partes de Berlín desde que comenzó a construirse en 1961 y fue derribado por los berlineses en 1989. En el resto de la ciudad ya no existe Muro y no hay otro remedio que imaginarlo a cada momento cuando se ve, en el suelo, una hilera doble de adoquines. Por allí pasaba. A un lado del trozo conservado, que pertenecía a Alemania oriental, los investigadores están excavando y reconstruyendo las celdas subterráneas de la Gestapo, la policía política nazi. Si el visitante se aleja del muro llega a la calle Hannah Arendt. Arendt presenció el juicio a Adolf Eichmann en Jerusalén luego de que el ex encargado de la masacre judía en el régimen nazi fuera secuestrado en 1960 por un comando israelí y llevado de Buenos Aires a Israel. Escribió la crónica para el semanario The New Yorker. Luego su libro, Eichmann in Jerusalem, apareció con un subtítulo: “La banalidad del mal”. El mal no sería el resultado de una patología personal sino el fruto de una política, y un hombre común dentro de una burocracia eficaz puede llegar a cometer delitos atroces. Junto al cartel que indica la calle “Hannah Arendt” hay un edificio bajo y simplote de color gris. Delante, un montículo de bloques y una explicación que informa sobre que cerca funcionaban oficinas de Hitler. Ayer por la tarde había caca de perro al borde de las piedras.

- Holocausto. También por detrás de la Puerta de Brandeburgo se extienden moles grises de cemento. Al aproximarse es fácil notar que ninguna línea vertical es paralela a otra. El arquitecto Peter Eisenman, que en 2005 terminó de levantar las 2711 moles, no quiso lograr otra regularidad que un sentido precario del equilibrio. Debajo de la superficie, y a la misma altura de las catacumbas de la Gestapo, funciona el Memorial a los Judíos Asesinados de Europa. El Museo Judío, donde el jueves se inauguró una muestra argentina, está a unos tres kilómetros. Berlín vive discutiendo el cómo y el porqué de la memoria. ¿El recuerdo institucionalizado es útil? ¿No hay riesgo de banalizar también el horror del pasado? En estos casos la discusión corre paralela a los datos de la realidad. A uno, sobre todo: el subsuelo del Memorial, ayer por la tarde, plenas vacaciones, como un 4 o 5 de enero en Buenos Aires, es decir sin chicos en clase, estaba lleno. Chicos sub-25 haciendo cola. Tipo de exhibición: historias concretas de familias, con habitaciones oscuras y pantallas que combinan foto en blanco o negro o sepia con un texto según el que los Dreyffus, por caso, eran parte de una familia de carniceros kosher. Otra sala muestra sólo un nombre en todas las paredes. Es el turno de una judía griega. El audio cuenta su historia en idiomas diferentes.

- Protocolo. El documento mecanografiado que se exhibe en la mansión del lago Wannsee no es un acta de la reunión sobre la “solución final” para los judíos sino un protocolo escrito por Eichmann. Sólo tiene 15 páginas, contando estadísticas y la lista de participantes. En el juicio de Jerusalén, Eichmann dijo que se vio obligado a aportarle elementos al jefe de seguridad Heydrich. No hay ningún documento firmado por Hitler, dato que fue utilizado por los negacionistas del Holocausto a partir de la década de 1980, pero justamente el nivel y la diversidad de la participación estatal indican la existencia de una reunión con instrucciones de un plano más alto todavía. También el texto, que con precisión burocrática expresa la forma en que las decisiones políticas se traducen en acciones administrativas. Según el documento, se trata de tomar “medidas organizativas, prácticas y materiales para la solución total de la cuestión judía en Europa”.

- Los participantes. Los que estaban presentes el 20 de enero de 1942 junto al lago Wannsee tenían una cabeza: Reinhard Heydrich (foto), jefe de la Policía de Seguridad y el cuerpo de las SS. Adolf Eichmann era el jefe de la sección “Asuntos judíos”. Henrich Müller era el jefe de la Gestapo. Gerhard Klopfer, secretario permanente del Partido Nacionalsocialista y colaborador de Martin Bormann, secretario privado de Hitler. Alfred Meyer era ministro para los Territorios Ocupados del Este. Erich Neumann, representante del delfín Hermann Goering. Martin Luther, subsecretario de Relaciones Exteriores. Wilhelm Stuckart, ministro del Interior. Josef Bühler, de la administración de Cracovia, en la Polonia ocupada. Y Roland Freisler, ministro de Justicia.

- Polonia. En la recepción del Memorial de Wannsee un gran mapa muestra los números absolutos de judíos por país y el porcentaje sobre la población total en 1933, año del ascenso de Hitler al poder. En Alemania, los 500 mil eran el 0,77 por ciento de los habitantes. En España, donde los reyes católicos expulsaron a los judíos en 1492, el mismo año del descubrimiento de América, la cifra era ínfima: cuatro mil, que representaba un 0,02 por ciento. En la actual Ucrania había 1.540.000 judíos, el 5,4 por ciento de la población. Pero el número más alto corresponde a Polonia. En 1933 alcanza 3.150.000 personas, nada menos que el 9,7 por ciento de la población. Si estas estadísticas fueran confiables, o por lo menos consistentes con las que utilizaron los jerarcas nazis antes de implementar la “solución final”, el documento de la conferencia de Wansee indica un total de 11 millones de judíos en Europa en 1942. En la categoría llamada “Generalgouvernement”, como era llamada Polonia luego de su anexión por parte del Tercer Reich en 1939, figura la cifra de 2.284.000. Con números consistentes eso significaría que habían sido asesinados 866.000 judíos polacos incluso antes de la decisión del exterminio definitivo. Sin embargo, es probable que los números presentados por el protocolo hayan sido exagerados: al mismo tiempo que el exterminio de los judíos, aun los documentos nazis más confidenciales buscaban reforzar la convicción interna hacia la extensión de la guerra cada vez más al Este. La existencia de más judíos era un argumento de peso para hacerlo.

- El texto. El protocolo de Eichmann une elementos. Al registrar el sentido de las medidas ya adoptadas, el texto de Vannsee señala que se forzó la salida de los judíos “de las diversas esferas de la vida del pueblo alemán” y que “fueron forzados a salir del espacio vital del pueblo alemán”. La emigración acelerada desde el territorio (concebido ya con sus zonas anexadas, conviene aclarar) debía ser realizada de un modo “más intenso y sistemático” para cumplir con las instrucciones del mariscal Goering de 1939. Heydrich debía encargarse de dirigir ese proceso. El problema, según el documento, era el costo de las deportaciones y sus dificultades en medio de la guerra. Dice el texto: “En busca de una posible solución, y con la apropiada autorización previa del Führer, la emigración ha sido reemplazada por la evacuación hacia el Este. Sin embargo, estas operaciones sólo deben ser tomadas como una opción provisoria, en vista de la inminente solución final a la cuestión judía, a la que esas operaciones prestan hoy una experiencia práctica de vital importancia”. Durante el proceso que vendría, descripto en un principio como trabajos forzados, sería previsible que quedaran los más fuertes. Estos debían ser tomados en cuenta de manera especial (el texto habla de que debían recibir el “tratamiento pertinente”) porque si resistieron es que constituyen una elite natural. El protocolo firmado por Eichmann sostiene que, “si se dejara libres a esos judíos, se convertirían en los embriones de células que, como muestra la historia, llevarían a una resurrección de judaísmo”. Por eso para la “implementación práctica de la solución final” Europa debía ser peinada de Oeste a Este. Los evacuados serían llevados, primero, a los “llamados ghettos de tránsito”, expresión que suena a la realidad de los campos de concentración. El protocolo refiere que Bühler dijo que el Generalgouvernement, o sea la Polonia anexada, “daría la bienvenida a que la solución final de esta cuestión” comenzara allí. “Precisamente los judíos son un peligro significativo como vectores de epidemias”, dijo.

- Por qué el protocolo no fue quemado. Bühler, que terminaría siendo juzgado por los aliados tras la Segunda Guerra, fue acusado de participar en una conspiración mientras estaba en el gobierno de Hitler. Cuando resultó encarcelado, una parte de sus papeles no fue al fuego porque sus adversarios querían documentación. El Ejército Rojo tomó primero Berlín y poco después comenzaron a trabajar los fiscales aliados para el juicio de Nuremberg. Betty Nute y Kenneth Duke, del equipo del fiscal norteamericano Robert Kempner, encontraron el protocolo entre otros textos hallados en el edificio de la empresa Telefunken de Berlín. En ese momento ya sabían que Heydrich, muerto en Praga tras un atentado de la resistencia checa luego de Vannsee, había emitido invitaciones formales a la conferencia junto al lago.

- Auschwitz. La Conferencia de Wannsee se realizó en el invierno boreal. Ya en la estación siguiente, la primavera de 1942, dos construcciones del campo de concentración de Birkenau, conocido como Auschwitz Dos, fueron convertidas en cámaras de gas. La empresa J. A. Topf & Söhne, que había construido los crematorios de Auschwitz, recibió el encargo de edificar nuevas cámaras de gas y nuevas instalaciones para la quema de cadáveres. Sólo a Auschwitz-Birkenau llegaron en poco tiempo, deportados en trenes, 1.100.000 de judíos. Una de las medidas que, había asegurado Bühler, sería bienvenida por las autoridades de la ocupación nazi en Polonia. La solución final.

martingranovsky.blogspot.com

domingo, 18 de julio de 2010

MAÑANA RETORNA A CANAL 7 PETER CAPUSOTTO Y SUS VIDEOS


MAÑANA RETORNA A CANAL 7 PETER CAPUSOTTO Y SUS VIDEOS

“Nuestra única pretensión es hacer alianzas con la gente”


Un día antes de conocer a los nuevos personajes que satirizan al rock, el actor habla de su rol como humorista y de la televisión actual y niega haberse separado de Fabio Alberti por cuestiones políticas. El 5 de agosto, además, vuelve a la pantalla grande.




Por Mariano Lago

Entre las nuevas criaturas de Peter Capusotto y sus videos están los Ex Pistols, aunque el actor no sabe si tendrán continuidad.
Imagen: Bernardino Avila.
Desde la pantalla de Canal 7, y sin gran despliegue de producción, Diego Capusotto, artesano del humor, consiguió el reconocimiento de la crítica y el público e impuso entrañables y disparatadas criaturas de ficción como Pomelo, Violencia Rivas, El Emo y Bombita Rodríguez. Junto a Pedro Saborido, su socio creativo, lleva adelante desde 2006 Peter Capusotto y sus videos, el único ciclo humorístico que continúa la enorme tradición de programas de sketches de la televisión argentina, que mañana a las 22.30 comenzará su nueva temporada. La mirada paródica que el actor y el director ofrecen sobre el mundo del rock les valió, además, la admiración de músicos famosos, entre los que se destacan Luis Alberto Spinetta y Gustavo Cerati (Peter... “teloneó” los shows de regreso de Soda Stereo). Y gracias al poder de Internet, el ciclo se convirtió en furor virtual: su legión de fanáticos sube, comparte y reproduce los videos del ciclo en YouTube desde mucho antes de que figuras y programas de televisión descubrieran las redes sociales. Todo esto sin superar los 4 puntos de rating, ese bendito nivel de medición tras el cual corren todos los popes del medio y que, en este caso, no sirve para dar cuenta del éxito de Capusotto y su delirante humor.

“Siempre tuvimos 4 puntos y, sin embargo, la gente se ha apropiado de lo que hacemos como si fuera una cierta alianza, que es una palabra que suelo nombrar –empieza a explicar Capusotto–. Es lo que sucede con la gente que ha visto nuestros programas a lo largo del tiempo que hemos estado en televisión; como Cha cha cha, Todo x 2$, Delicatessen o el que estamos haciendo hoy. Se establece algo más genuino y menos compulsivo que lo que sucede con otros programas. En realidad, por eso estamos tan alejados del rating. No porque sea snob, sino porque toda la vida tuvimos el mismo rating. Nunca se modificó y nunca cambió. Y estamos en canales que no tienen grandes pujas por la audiencia. Pero, en definitiva, lo que sucede es que esos programas tienen una pertenencia, nacen a partir de voluntades que se juntan, juegan a hacer algo y tienen alianzas con la gente, que es lo que nos importa. No tiene más pretensiones que ésa”, completa.

Capusotto y Saborido vienen preparando la sexta temporada del ciclo desde principios de año. Su fórmula consiste en llegar a las grabaciones con muchas ideas acumuladas, sobre todo para poder sumar nuevos personajes. Y aunque el ciclo se graba una vez por semana, el trabajo de la dupla es diario. El intérprete de Micky Vainilla y Luis Almirante Brown no se queja. Es más, se jacta de poder trabajar con completa libertad, merced a estar en una emisora que le permite tener “el control de lo que va a salir y cómo”.

–El año pasado hicieron solamente ocho episodios. ¿Ya está definido cuántos serán esta vez?

–Calculo que nos tiraremos a hacer diez programas en vez de ocho. No tiene que ver con algo estético ni nada parecido, pero es la medida justa para que el ciclo no se nos vaya de las manos. No queremos entrar en esa parafernalia industrial en la que después tenés que hacer todo el año un programa y que los últimos tres meses sólo esperamos terminar porque ya tenemos la cabeza quemada. Como ya nos pasó en otros ciclos, queremos evitar que suceda con éste. Tenemos una relación con el canal que permite que salgamos en esta época del año y que sea esta cantidad de programas. Si fuera por el canal, capaz que nos piden doce emisiones, el tema es ver si llegamos bien a eso. En la medida que sintamos que llegamos, lo hacemos. Si no, preferimos hacer ocho y cerrarlo ahí.

–Con esta modalidad de trabajo, ¿creen que Peter Capusotto y sus videos sigue teniendo cosas nuevas para explorar en el futuro?

–Esta temporada hemos encontrado el incentivo de hacerlo y hay personajes que siguen teniendo tela para cortar. Lo que nunca sabemos es si el año próximo vamos a hacerlo o no. Lo sabremos en la medida que tengamos un espacio que nos permita ver si siguen saliendo cosas. Si tuviéramos un contrato que indique que ya en abril tenemos que salir con el programa, y en febrero tenemos que empezar a grabar, probablemente hubiéramos dejado de hacerlo. Mientras sea acotado, empecemos a mediados de año y aparezcan nuevos personajes, el programa siempre se puede seguir haciendo. De todas maneras, no sabemos si vamos a hacerlo, porque tal vez nos volquemos a hacer algo de teatro. Y porque a veces está bien para nosotros darle un descanso de estar un año sin aire. Como nos pasó con el teatro en la época de Todo x 2$, de ver si podemos retomar con más fuerza el mismo proyecto. Esas cosas suelen pasar y suelen dar resultado, porque uno abandona el proyecto un tiempo y después siente que empieza a llamarlo de nuevo.

–¿Qué personajes harán su debut este año?

–En general, intento no adelantar para que el televidente se encuentre con la sorpresa de ver al personaje por primera vez y que ya empiece a formar parte del club. Tanto el año pasado como éste, en el primer programa suele haber más nuevos que clásicos. Pongámosle que de seis sketches, cuatro van a ser nuevos y dos van a ser clásicos; con personajes como Miki, Bombita o Violencia Rivas. Pero habrá personajes nuevos. Algunos ni siquiera los hemos grabado todavía. En realidad, suele pasar que la primera mitad del ciclo hay muchas cosas nuevas y después van cediendo a partir del sexto programa. Hay uno que a mí me divierte mucho que son los Ex Pistols. Hay mucho juego con los “ex”: Ex Pistols, El ex joven. No sabemos si tendrán continuidad o si será una cosa más limitada. Por ahí, si la primera aparición es muy contundente, tienen que quedarse ahí. Además, hay personajes que tienen más para contar que otros.

Capusotto arrancó en televisión en 1992 como parte del mítico De la cabeza. Posteriormente, participó de otros proyectos con espíritu afín, siempre en los márgenes de las corrientes televisivas dominantes, en las que, según él mismo explica, “importa más la efectividad que la calidad de lo que podés hacer”. Y en una televisión en la que el humor aparece casi indefectiblemente ligado a refritar la actualidad televisiva, el cómico es el único dedicado a un humor netamente actoral y con estética y códigos propios. “Se ahorran gastos haciendo programas de humor con archivo y con la posibilidad de que cualquiera pueda convertirse en una especie de personaje que, con dos o tres categorizaciones que el propio medio le hace, se erige en una suerte de personaje cómico. Un periodista que podés ver en TN pasa a ser un pibe gracioso. Digo TN por decir cualquier canal. Por ahí su rol es ser un opinador que empieza a usar un lenguaje humorístico y comienzan a instalarse en el medio como los ‘periodistas simpáticos’, que tienen la posibilidad de relacionarse con algo supuestamente humorístico, e instalan una suerte de personaje. Por otro lado, hay muchos programas de archivo que utilizan el humor, con uno o dos actores y el foco puesto en lo que supuestamente pasa en la realidad. Es más barato y debe funcionar en mucha gente que lo ve. Hacer un programa de humor implica tener ideas, tener elenco y que funcione comercialmente. Eso tiene un gasto mayor que algo que se resuelve con una lata y alguien que conduzca. Me imagino que tiene que ver con eso”, reflexiona.

Y es tajante con propuestas que dicen ser de humor político, como el Gran Cuñado que se emitió por ShowMatch el año pasado. “Son para posicionar candidatos: ése es el subtexto que veo ahí. Siempre se posicionan más o menos los mismos, los candidatos que venden imágenes como electrodomésticos. Cuajan perfecto en programas que no son de humor pero que tienen algo de humor político, como un lugar justo para vender un dentífrico que funciona bárbaro y te deja los dientes hermosos”, manifiesta. Como espectador de televisión, Capusotto dice que no sigue ciclos determinados sino que se “encuentra” con algunas cosas interesantes. Sin embargo, admite que le da más placer mirar una película que dejarse llevar por las opciones que ofrece el medio. “Evidentemente, parte de la televisión está en manos de gente que no tiene nada que ver con uno. No sería programador de televisión, seguramente, ni tendría una oficina con diez televisores atrás ni discutiría proyectos, porque la televisión que a mí me gusta ver probablemente no sea comercial. No es un mundo que me pertenezca. Soy espectador de televisión pero veo lo que se me da la gana”, sostiene con la convicción de quien sabe de qué está hablando.

Estrella de la pantalla estatal en la era Kirchner, de Capusotto se dijo a principios de año que estaba peleado con Fabio Alberti –su ex compañero de Todo x 2$– por diferencias ideológicas respecto del actual gobierno. Algo que el humorista calificó como “un invento de la vulgaridad de los escenarios políticos que hay hoy”. “Piensan que porque estoy en Canal 7 y Fabio no, es como si la confrontación entre el kirchnerismo y el antikirchnerismo nos atravesara a todos. Yo tomo partido por los escenarios políticos, tengo una mirada social. Soy muchas cosas: a veces soy peronista, a veces anarquista, a veces nihilista. En realidad, ya estaba haciendo el programa mientras hacía teatro con Fabio y él nunca me dijo nada. Evidentemente, la nota sale en revista Noticias con un sentido amarillista. Como una cosa de ‘señora, vea cómo estamos que hasta Alberti y Capusotto se pelean por el kirchnerismo’. Fabio dijo que no trabajaría en el 7, pero no es que dejamos de trabajar juntos por eso. Hemos dejado de actuar por motivos personales de los que si tengo que hablar es con Fabio y no a través de los medios. Porque, además, lo más importante que pasó con él es lo que hemos dejado.”

“Esto forma parte de una cosa vulgar que flota en el aire que me causa mucha gracia, como cuando Sylvina Walger dice que esto es peor que una dictadura –continúa Capusotto–. Lo que ha desatado este conflicto es que los gorilas acérrimos, que con el menemismo les encantaba estar en contra porque tenían su parte progresista lavada, hoy saltan cuando se tocan ciertos intereses y muestran su antiperonismo acérrimo y se colocan en los peores lugares. Venimos de un país con treinta mil desaparecidos o de una Alianza con treinta muertos en la calle, y estos hijos de puta hablan... Pareciera que uno está adentro de ese conflicto por estar trabajando en Canal 7, cuando estamos ahí porque permite que hagamos lo que hacemos como lo hacemos. Por otro lado, prefiero ser señalado por eso y no por haber estado en la época de la Alianza en Canal 7. Muchos de los que hoy ponen el grito en el cielo formaron parte de eso que terminó como terminó, con el corralito y treinta muertos en la calle”, esgrime.

En ese sentido, y aunque sostiene que no se siente oficialista, expresa sin problemas su simpatía por el actual Gobierno. “Estoy corrido y, de hecho, suelo mirar las estructuras de poder con cierta desconfianza. Pero me parece que el kirchnerismo es una construcción interesante, cuando lo que se coloca enfrente como oposición con proyección de poder me resulta una construcción desechable, no algo interesante a discutir. No salgo con una bandera, pero soy kirchnerista con respecto a Elisa Carrió o a Mariano Grondona. De alguna manera, el peronismo ha interpelado a enemigos ideológicos que uno tiene. Son como los ‘anti Maradona’. Uno empieza a ver quiénes son y se hace maradoniano, porque el antimaradoniano suele ser un ser execrable cuya finalidad es atacar a Maradona nada más que para ser un personaje que llena un poquito su nada. El problema es que ni siquiera hay cuadros de derecha a respetar. En realidad, están en los medios para exacerbar a cierto sector progresista a partir de un personaje berreta que hacen, pero no tienen nada para debatir, no son nada. Solamente son personajitos efectistas en una obra de teatro. Es parte de la berretada.”





Permalink:
http://m.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/8-18649-2010-07-18.html